Test Drive: Chrysler Pacífica

Chrysler Pacífica regresó para devolvernos la libertad y la comodidad.

Si eres de los que te gusta el jangueo, pasarla en familia, ir de “roadtrip”, sentirte libre o tener un vehículo que te lo permita todo, pues entonces hablemos de la Chrysler Pacífica.

La producción de la Chrysler Pacífica comenzó en 2004 y para 2008 decidieron descontinuarla. Básicamente, el poco mercadeo y el alto costo fue lo que provocó dicha decisión. Lo interesante de esta historia es que para 2016 se anunció  que la Chrysler Pacífica volvería al mercado, pero como minivan con más espacio y mucha más comodidad. En mi opinión este vehículo ha sobrepasado mis expectativas.

Honestamente, nunca había hecho una prueba de manejo a un vehículo como este, y la verdad es que fue increíble. La comodidad que la Pacífica te brinda es una incomparable. Su puerta trasera, así como las de los lados, abren con un botón ya sea desde dentro del auto o con el “beeper”. Su primera fila de asientos baja hasta esconderse. Los asientos traseros, de igual manera, bajan con tan solo tocar un botón y vuelven a su posición de la misma manera. ¡Nada de hacer fuerza! Su espacio es tan significativo que puedes meter una bicicleta, como hice yo, de pie sin tener que recostarla; y créanme que literalmente eso es ver la gloria.

 

En fin, como verán sus asientos bajan completos desde la primera fila hasta la última y el espacio que brinda es tan significativo que hasta de momento pensé que podía acampar con ella en cualquier lugar de mi Isla. Cada lugar de los pasajeros cuenta con conectores para cargar el celular, sus asientos son súper cómodos y el espacio que ella brinda, tanto al conductor como a sus pasajeros, es envidiable.

También puedo decir que su panel es perfecto, se ve fino y su pantalla es bastante grande; muy cómodo a la vista. Cuenta con un “sunroof” panorámico de tres paneles que te permite disfrutar del clima desde los que están enfrente hasta los pasajeros de la última fila. Y algo que nos va a encantar a los que somos “freak” de la limpieza, ¡es que trae un mega “vaccum”!

En cuanto a tecnología, trae: su cámara de reversa, pero con opciones para ver a vuelta redonda dividido en cuatro secciones; compatibilidad con Android y Apple; asistencia del “cruise control” que puedes programar para que el mismo vehículo reduzca la velocidad a cierta distancia, para evitar accidentes; y –lo más “cool”– asistencia para mantenerte en el carril. Con esta última tecnología en particular me puse a hacer pruebas en una curva y fue interesante ver como el mismo auto se corregía y se mantenía en el carril. Solo faltaba que respondiera por comando de voz.

Algo que si me creó curiosidad fue su motor, ya que para el vehículo que es, siempre me demostró poder, fuerza, potencia y ahorro en gasolina. La Chrysler Pacífica cuenta con un motor Pentastar V6 de 3.6 litros de 287 caballos de fuerza y 262 libras de torque.

La Chrysler Pacífica es súper silenciosa permitiendo disfrutar del viaje y de las mejores canciones de la radio. Su forma de desplazarse es tan relajada que ni te apuras por llegar a la casa. Sus frenos son unos muy precisos y en cuanto a estabilidad la sentí perfecta.

El estilo en su exterior la hace lucir elegante y audaz. En fin, más exacta imposible. Fue una experiencia tan grata, tan cómoda, tan libre, que sentía que lo tenía todo.

#vamoarriba