Infiniti mide las palpitaciones de los conductores

El INFINITI Q50 400 Sport provoca una sensación de pasión, emoción y frenesí en los conductores, según el nuevo estudio científico realizado por el fabricante de autos de lujo japoneses.

INFINITI midió las reacciones neurológicas en tiempo real de 100 conductores mientras manejaban el Q50 400 Sport. Las pruebas midieron la respuesta emocional de los conductores mientras manejaban la versión más potente del sedán mejor vendido de INFINITI.

INFINITI colaboró con EMOTIV – una compañía de bioinformática especializada en tecnología de electroencefalograma (EEG por sus siglas en inglés) – para monitorear la actividad cerebral durante las pruebas de manejo.  La información obtenida fue evaluada en comparación con el modelo de desempeño conductual Hebbian-Yerkes Dodsos.

El modelo, científicamente validado, Hebbian-Yerkes Dodson sugiere que se requiere mayor emoción y atención mental para alcanzar el mejor desempeño en una actividad, por ejemplo, para manejar.

Los resultados señalan que un conductor a bordo del Q50 400 Sport experimenta mayores niveles de emoción, concentración y atención mental de los que siente en una simulación de conducción genérica.  La interpretación independiente de EMOTIV sobre la actividad cerebral capturada por el electroencefalograma es igual a la curva de Hebbian-Yerkes-Dodson. Es decir, los conductores experimentaron niveles máximos óptimos de atención emocional  al manejar el sedán deportivo, que produce unos impresionantes 400 caballos de fuerza gracias a su motor V6 twin-turbo de 3.0 litros.

Los participantes en la prueba de manejo del Q50 400 Sport alcanzaron la zona óptima de emoción durante su manejo (con una media de 0.5582), de acuerdo al modelo Hebbian-Yerkes-Dodson, comparado con la media de 0.507 de una experiencia de manejo genérica conducida en un simulador de carreras.   Además, la información del electroencefalograma sobre la conducción del Q50 400 Sport también mostró un aumento 4 veces mayor en la emoción mental de los conductores en el simulador.  Por otro lado, la actividad cerebral durante la simulación de manejo mostró que los niveles relativos de emoción se mantuvieron estables durante toda la prueba manejo.

Alfonso Albaisa, director de diseño de INFINITI quien supervisó el diseño del Q50 400 Sport, comentó: “Un vehículo es más que sólo una máquina, y los mejores (aquellos que los conductores aman más) deben provocar una respuesta emocional. En una era en la que los aparatos autónomos y sin emoción son predominantes, este estudio respalda una creencia que hemos tenido desde hace tiempo: que los vehículos INFINITI provocan una verdadera pasión por la conducción”.