Consejos a seguir a la hora de hacer mantenimiento del auto

Chicas, seamos realistas. Bien sea porque decidimos vivir de forma independiente (sin pareja), o por aquello del asunto presupuestario, que tanto preocupa hoy día, la verdad es que cada día la mujer depende menos de otras personas.

Es así como aprendemos a realizar algunas tareas que antes era imposible pensar que podíamos lograr. Bueno, ¿y por qué no aprender un poco de mecánica liviana? De seguro que te sacará de un apuro cuando menos te lo imagines.

Revisar los líquidos de “wipers”, de diferencial, de transmisión, de “power steering”, de frenos y el “coolant” no es una ciencia. Cambiar el aceite de motor, así como los filtros de aceite y de aire tampoco debe ser un dilema. Para comenzar, aquí te dejo algunos consejos que debes seguir si te aventuras a hacerle un poco de mantenimiento a tu auto:

  • Primero es recomendable que le des una hojeada al manual del propietario. Esto te servirá para saber cada cuanto tiempo debes darle mantenimiento al auto. Incluso, visita tu tienda de aplicaciones favorita y revisa algunas aplicaciones móviles que pueden ayudarte a organizar en este aspecto.
  • Al levantar el auto y antes de trabajar por debajo, asegúralo sobre soportes estables; mucho mejor si está sobre una rampa. También procura bloquear las gomas para que no giren. Es el principal consejo de seguridad.
  • Cuando tengas que trabajar con el motor encendido, busca un lugar bien ventilado para que no inhales los gases que salen.
  • Si el trabajo a realizar es con el motor apagado, déjalo enfriar unas horas antes de poner manos a la obra. De esta manera evitarás que se active el ventilador eléctrico.
  • En caso de que tengas que revisar algo relacionado al sistema eléctrico, asegúrate de desconectar el cable negativo de la batería. No querrás recibir una descarga eléctrica.
  • Si el auto cuenta con un sistema de inyección de combustible, deberás liberar la presión posiblemente desconectando unas de las líneas de combustible.
  • Parecería obvio, pero siempre es bueno recordar que debes tener cuidado con las piezas del auto que pueden estar caliente, como por ejemplo: el silenciador o “muffler”, las mangas y el radiador, entre otras.
  • Si te quedaste sin gasolina, debes contar con un recipiente apropiado para que puedas ir a una estación y recargar gasolina. Guardar el combustible en la casa no es una opción por la seguridad de todos.
  • Finalmente, no te tomes a pecho esto de arreglar tu auto. Por su puesto que estos consejos son para mantenimiento ligero, así que recurre a un mecánico profesional para asuntos mayores.